CON LAS MANOS…

24 11 2008

Publicado por ciudad.com:

En el siglo XXI, la masturbación femenina aún sigue siendo un tema que ruboriza a muchas. Desde la sexología se la alienta y hasta se organizan talleres grupales. La importancia de auto explorarse.

Si bien es algo de lo que se ha hablado, y mucho, el sexo con una misma continúa siendo tabú y sinónimo de desconocimiento.

Aunque parezca mentira, algunas mujeres poco y nada saben del tema ya que no se permiten disfrutar abiertamente y en soledad, de los placeres que la masturbación es capaz de brindar.

Por más que no se trate de algo novedoso, en el último tiempo, desde los medios y desde la sexología, cada vez son más las voces que sugieren practicarla y entregarse al auto descubrimiento. Conocernos más íntimamente es lo que también enriquecerá luego un encuentro sexual con el otro.

Para ello, se están organizando diferentes talleres de sexualidad, a cargo de psicólogos y sexólogos, especialistas en la materia, que incluyen la enseñanza de aprender a explorar el sexo sin tabúes.

Hace algunos meses el Grupo Arcis comenzó a desarrollar un taller de expresión sexual con el fin de terminar con los mitos que se mantienen por la represión cultural. La cual tiene que ver con un antiguo concepto sobre el sexo en donde todo lo que se escapa a la reproducción, es pecaminoso.

Entonces, desde sus seminarios, se explica la importancia del diálogo en este terreno, las fantasías eróticas y el verdadero valor de la masturbación.

Por su parte Paola Kullock, creadora de PK, la primera Escuela de Sexo de Buenos Aires, también reivindica la importancia de esta práctica y en sus columnas televisivas ya anunció que, próximamente, creará un taller de masturbación grupal femenino.

Cada vez que puede, Kullock, recomienda a las mujeres que aprendan a hacerlo, se permitan jugar, se respeten en sus gustos y practiquen el sano egoísmo en lo que a sexo refiere.

Betty Dodson, la estadounidense autora de varios best-sellers como “Sexo para uno” y “Amor propio”, es una incansable defensora de las prácticas masturbatorias desde los años 70.

Dodson lleva décadas subrayando su importancia y fue una de las pioneras en organizar grupos con el objetivo de que la mujer aprendiera a valorar la belleza de sus genitales, enseñando a explorar la variada experiencia del orgasmo al entrenar su destreza masturbatoria.

“La responsabilidad por la satisfacción sexual está en las manos de cada persona”, es el lema de la especialista mientras que incita al lector a compartir la masturbación con otra persona. Para ella esto último “te convierte en activista del renacimiento erótico del milenio”.

Si de placer se trata, solo hay que animarse cada día, un poco más.

Anuncios