LAS PERSONAS SEXUALMENTE ACTIVAS VIVEN MÁS AÑOS

15 04 2010

La Pirámide de Maslow incluye en su nivel de necesidades fisiológicas básicas mantener relaciones sexuales junto a otras necesidades como respirar, alimentarse o descansar. La importancia que debe ocupar el sexo en nuestras vidas se recoge en el libro “Tu sexo es aún más tuyo” (Edicions 62), escrito por Sylvia de Béjar, periodista y especialista en sexualidad en diferentes programas de radio y televisión. Sin prejuicios y en muchos casos desmontando tópicos, el libro invita a disfrutar de la sexualidad de una forma plena y saludable. Sylvia ya ha vendido más de 250.000 ejemplares en España y prepara una nueva actualización del libro que incluirá nuevos estudios sobre el punto G femenino y la circuncisión.

-¿Hoy en día se dedica el suficiente tiempo al sexo en nuestra sociedad?
-No. Porque hablamos mucho y no se dedica el suficiente tiempo de cuidarlo y hablar estos temas con la pareja. Hay que ser atrevido y no tener miedo de decir al otro lo que se piensa por si puedes abrir una nueva puerta. Hay una frase muy bonita de Rousseau: “El mundo de la realidad tiene sus límites, el mundo de la imaginación es ilimitado”.

– Bonita frase. ¿Pero la sociedad está satisfecha sexualmente?

-No lo estamos porque las expectativas son tan irreales que cuando incluso logras aquello que soñabas te preguntas qué hay de nuevo. Los adultos estamos fallando mucho en la parte emocional. Lo que nos atrae de la vida es lo que no tenemos. Si es tan fácil acceder a ello pierde su gracia.

-¿Y la sociedad está bien informada sobre temas de sexología?
-Tiene posibilidad de estarlo pero otra cosa es que lo esté. Tenemos los medios porque hay muy buenas página webs, programas de televisión y de radio pero existe todavía el problema de que la gente quizás no acceda a ellos porque se busca el lado morboso del tema. Estamos en una sociedad que nos dicen que tenemos que ser hipersexuales hasta tal punto que el sexo se ha convertido en un artículo más de consumo.

-¿Existe alguna edad determinada para disfrutar más del sexo?
-El momento de máximo vigor sexual del hombre se produce aproximadamente entre los 17 y 20 años. A partir de ese punto va descendiendo, pero muy lentamente. En la mujer el proceso es distinto. Nosotras alcanzamos nuestra máxima plenitud sexual entre los 35 y 40 años. A partir de entonces también empieza a descender lentamente.

-¿De qué manera es beneficioso el sexo para la salud?
– Desde las maneras aparentemente más triviales: tonifica el cuerpo, quita dolores menstruales y lumbares, combate migrañas, y ayuda a hidratar y proteger la piel porque las glándulas sudoríparas secretan más agua y aceites… hasta otras de enorme peso.

-Por ejemplo…

-Combate la depresión ya que libera endorfinas lo que provoca sensación de euforia y bienestar disminuyendo el estrés. También previene el cáncer de próstata en los hombres y la atrofia vaginal en las mujeres posmenopáusicas. Asimismo, para los hombres, incluso puede haber un beneficio en términos de longevidad.

-Entonces practicar el sexo de una forma activa ayuda a vivir más tiempo…
-Está comprobado que las personas que tienen una vida sexual más activa viven más años que las que no la tiene. En un estudio, con un seguimiento a 10 años, los investigadores de la Universidad de Bristol (Inglaterra) examinaron la relación entre la frecuencia de orgasmo y la mortalidad entre los 918 hombres de 45 y 59 años del sur de Gales…

-¿Cuál fue su conclusión?
-El riesgo de mortalidad se redujo en un 50 por ciento durante ese período entre los hombres que tenían orgasmos con frecuencia, dos o más por semana, frente a los que lo tuvieron menos de un orgasmo al mes. Otro estudio realizado en Queens (Belfast, Irlanda del Norte) muestra que teniendo relaciones sexuales tres o más veces a la semana, los hombres redujeron su riesgo de ataque cardíaco o de derrame cerebral a la mitad.

-¿Y quién disfruta más de su sexualidad: las personas sin compromiso o las parejas con una relación estable?
-Los estudios dicen que los matrimonios suelen ser más felices porque hay más posibilidades de tener esa relación. Es decir, un soltero no implica que tenga sexo cada día. En cambio, si una persona casada tiene la posibilidad en casa con lo cual es más fácil acceder al sexo a través de esa relación. También la confianza y la intimidad de la pareja permiten nuevas posibilidades.

– Por sexos, ¿quién tiene una mente sexualmente más abierta: el hombre o la mujer?
-En principio los hombres son mucho más abiertos a las prácticas nuevas y al abrir la relación que la mujer porque desde el principio de los tiempos la mujer era la que tenía el peligro de quedarse embarazada y ser juzgada.

-¿Esto no está cambiando?
– Es cierto que con la píldora anticonceptiva y otros factores como la independencia económica permiten a la mujer pensar con más libertad y tener una mentalidad sexual más abierta. Además, a diferencia de los hombres, a las mujeres les cuesta menos reconocer que no sabemos algo sobre sexo.

-¿El sexo tiene que ser necesariamente egoísta?
-En el sexo hay que ser egoísta pero de una forma positiva. Si tú eres feliz también haces feliz a tu pareja.

-En el libro también recoge 365 +1 sugerencias. ¿Qué consejos daría para disfrutar de una vida sexual más plena?
-El primero y fundamental es no dar por sentada tu vida sexual. Hay que cuidarla y dedicarle tiempo. Otros consejos básicos son saber comunicarte con tu pareja y tener una buena cultura sexual.

Fuente:http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20100414/53907620508/sylvia-de-bejar-las-personas-sexualmente-activas-viven-mas-anos-bejar-universidad-edicions-62-inglat.html
Anuncios




“Más amor y menos química”

13 04 2010

Abusar de las propiedades terapéuticas de sentimientos como el amor, el afecto o el humor, y menos de los psicofármacos, para combatir transtornos como la depresión o la ansiedad; ésa es la propuesta de la psicóloga Carolina García.

En su nuevo libro, “Más amor y menos química” (Editorial Aguilar), la psicóloga trata de ayudar a trabajar la autoestima, el sentido del humor o la relajación para amarse a uno a mismo y también a los demás, y a descubrir la función terapéutica que los sentimientos y la afectividad pueden jugar en la vida de las personas, así como las consecuencias que su carencia puede provocar.

Además, aporta ideas sobre terapias alternativas como la relajación, la risoterapia, la musicoterapia, la aromaterapia, la cromoterapia o la homeopatía, que suponen tareas agradables cuya realización hace que la persona vuelva a sentirse útil, motivada y con nuevas expectativas.

La autora se muestra convencida en su obra de que es posible, para cualquier individuo, mejorar su calidad de vida sin recurrir al método habitual de acudir al médico en busca de una receta de psicofármacos, de ahí el subtítulo elegido para el libro: “Gestiona tus emociones y disfruta de una vida sin instrucciones de uso”.

De esta forma, el objetivo de este manual práctico para “la vida sana y eficaz” es que el lector alcance la “inteligencia afectiva”, entendida como la capacidad mental de administrar y controlar convenientemente los sentimientos, las emociones y las pasiones.

Y todo ello para evitar el empleo de otros métodos más “peligrosos” como los antidepresivos, sobre los que la obra hace hincapié en los efectos adversos a corto y largo plazo que tienen sobre las personas.

Aún así, el libro recomienda y considera necesarios este tipo de medicamentos en casos de trastornos graves, siempre que sean prescritos por un psiquiatra, de corta duración y vayan acompañados de un tratamiento psicológico.

Por último, la obra incluye un decálogo de supervivencia para aprender a trabajar con las propias emociones de una forma práctica y desde casa, en el que se recomienda, entre otras cosas, la relajación, la evasión y la distracción, pensar, escribir un diario, expresar las emociones o entrenar las habilidades sociales.

Psicóloga en ejercicio, Carolina García coordina su propia guía de psicología práctica en un portal digital y es colaboradora habitual en varios medios de comunicación.

“Más amor y menos química” no es el primer libro que escribe y publica Carolina García, que es autora de “Sesenta y tantos, empieza una nueva juventud” (2008).
Fuente:http://www.adn.es/lavida/20100411/NWS-0138-psicofarmacos-depresion-afecto-humor-mejor.html




PARCHE DE TESTOSTERONA PARA LA MENOPAUSIA Y LA SEXUALIDAD

11 11 2008

Publicado por elmundo:

Parche

Parche

Se acabó asumir sin más que una mujer que llega a la menopausia pierde el deseo sexual porque se siente deprimida una vez finalizada su capacidad para engendrar más hijos. De la misma manera que Viagra ha hecho posible que miles de varones vuelvan a tener erecciones firmes, el abanico terapéutico femenino también ha ido ampliándose progresivamente. Una de las últimas incorporaciones ha sido un parche de testosterona que repone los niveles de andrógenos, que en el climaterio caen a la mitad, pero los recursos no acaban ahí. Vibradores, geles, juguetes, películas… todo tiene cabida en una sexualidad madura que puede ser, si cabe, más placentera que la de edades más jóvenes.

Las mujeres preocupadas porque la llegada de la menopausia repercuta negativamente en su vida sexual tienen un motivo menos para sentirse angustiadas. Un trabajo publicado en el último número de la revista ‘The New England Journal of Medicine’ ha demostrado que el parche de testosterona Intrinsa (desarrollado y comercializado por la compañía Procter and Gamble) mejora el trastorno sexual más común, junto con las dificultades para lograr la excitación, en el climaterio, y que no es otro que el deseo hipoactivo.

Esta alteración viene determinada por la caída de los niveles de testosterona -la hormona masculina por excelencia, pero que las mujeres también segregan en menor cantidad- que acontece en este periodo de la vida y se caracteriza por una pérdida de interés en las relaciones íntimas. Esta inapetencia no solamente causa preocupación y frustración a la mayoría de las afectadas; sino que también perjudica seriamente a sus parejas.

 

AVANCES

 

En trabajos anteriores, Intrinsa ya había demostrado sus ventajas en pacientes con menopausia quirúrgica (aquellas a las que se les tiene que extirpar el útero y, a veces, los ovarios por razones médicas) que estaban recibiendo Terapia Hormonal Sustitutoria (THS) con estrógenos.

Más adelante, también se comprobaron los beneficios en féminas que había alcanzado el climaterio de forma natural, pero que también estaban siendo tratadas con THS.

En esta ocasión, algo más de 800 féminas menopáusicas, histerectomizadas o no que no estaban ingiriendo estrógenos, siguieron una terapia, bien con parches que liberaban testosterona (en dosis de 150 o 300 microgramos diarios) a través de la piel, o bien con un apósito placebo (sin actividad terapéutica). Todas referían disgusto por la falta de deseo sexual y las repercusiones negativas que ello acarreaba a su vida íntima.

Periódicamente se llevaron a cabo cuestionarios para medir la satisfacción sexual de las participantes, evaluar la aparición de efectos secundarios y establecer un perfil de seguridad en el tiempo.

«El parche de testosterona de 300 microgramos mejora significativamente la función sexual y reduce su frustración en mujeres posmenopáusicas que no recibían THS; el incremento en la frecuencia de los episodios sexuales satisfactorios fue modesto pero clínicamente significativo», concluyen los autores del seguimiento.

Aún así, advierten de que las investigaciones han de prolongarse para esclarecer la aparición de posibles efectos secundarios severos, tales como el cáncer de mama u otro tipo de tumores ginecológicos en los que median las hormonas (el de endometrio, por ejemplo).

Hasta la fecha, los trabajos que el fabricante ha llevado a cabo después de la comercialización del parche (en nuestro país se puso a la venta en febrero de este mismo año) no evidencian que el apósito pueda tener relación con esta patología, pero en cualquier caso, este tipo de terapia debe vigilarse de cerca.

«Este trabajo supone un avance notorio porque, en primer lugar, se corrobora el papel fundamental de la testosterona en el deseo sexual femenino; algo que se sabe hace tiempo, pero que es conveniente recordar. Además, la investigación revela la utilidad de esta hormona por sí sola, sin necesidad de administrar estrógenos», resume el profesor Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer (Madrid).

No obstante, éste y otros especialistas consultados por SALUD han querido hacer un llamamiento a la cautela a la hora de interpretar estos resultados.

«Igual que Viagra no es la panacea para los varones con problemas sexuales, Intrinsa no lo es tampoco para las mujeres en una situación similar», recalca Palacios.

«Estudios como el que recoge esta semana el ‘New’ ‘England’ nos obligan a ocuparnos de un tema [la sexualidad femenina] sobre el que siempre se ha pasado de puntillas y para el que, afortunadamente, se disponen de cada vez más alternativas», explica el experto.

Y es que, la ciencia se ha esforzado en desarrollar productos que palien las patologías sexuales del varón, pero quizá no ha puesto el mismo empeño en hacer lo propio con las féminas, que siempre han quedado relegadas a un segundo plano en este área.

Siempre se ha sostenido que la sexualidad de la mujer es mucho más compleja que la del varón, muy centrada en la erección y en la penetración, y que es precisamente este componente emocional lo que limita notablemente el desarrollo de fármacos que pueden eliminar las barreras puramente mecánicas del sexo, pero no su parte sentimental.

«Es completamente cierto, pero el argumento de la mayor complejidad de la sexualidad femenina no se puede esgrimir como excusa para no investigar e intentar ofrecer soluciones a un problema real», reivindica Palacios.

Por este motivo, Mariano Roselló, director del Centro de Urología, Andrología y Sexología (CUASBA, con sedes en Madrid y Palma de Mallorca) hace hincapié en la necesidad de prestar más atención a la mujer que acude a la consulta quejándose de falta de interés en el sexo.

«Si se hace un diagnóstico certero se podrá discriminar si tiene un problema físico o si subyacen conflictos de pareja, depresiones, cuadros de ansiedad… que son muy frecuentes en la menopausia; en consecuencia se podrá ofrecer una terapia más ajustada a sus necesidades», explica este especialista, que no desdeña, al igual que sus colegas, el efecto placebo que puede ejercer este parche en las pacientes desmotivadas. «Viagra tiene un gran poder de sugestión y el parche de testosterona también, por eso se dan dosis muy pequeñas y durante el tiempo estrictamente necesario», explica el facultativo.

 

BUEN COMPLEMENTO

 

«Este producto no es el patrón oro para el tratamiento del deseo sexual hipoactivo, pero no hay que negarle su gran valor; no se puede obviar el hecho de que los andrógenos femeninos caen un 50% después de la menopausia y eso tiene una repercusión orgánica innegable», ha destacado Francisco Cabello, director del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología (AISM).

Este especialista está convencido de que Intrisa es, en cualquier caso, un excelente complemento para hacer que la vida sexual, que hay que mantener saludable desde diferentes puntos de vista, sea satisfactoria en el climaterio.

«Las mujeres que gozaron de una sexualidad buena antes de esta etapa pueden notar cambios desfavorables en este sentido, pero seguramente los superarán; las que tuvieron una vida íntima mala, tienen todas las papeletas para que ésta sea pésima a partir de ese momento; hay que romper con todo ello», apostilla el psicólogo, que insiste en que el problema fundamental que tienen las mujeres menopáusicas con respecto al sexo se derivan, fundamentalmente, de conflictos de pareja.

«El 25% de la vida de una fémina transcurre en el climaterio; hay que transmitir la idea de que cuando llega este momento no se acaba el disfrute sexual; sino que empieza un nuevo periodo que puede ser, incluso, más satisfactorio que el anterior si se trabaja para ello, claro», anima el especialista.

En este caso, ¿Cuáles son las claves para adaptarse a estos cambios y evitar que la vida sexual sea una ruina una vez concluido el plazo fértil de la mujer?

Para empezar, es necesario acometer una labor de ‘rehabilitación’ de los órganos genitales. El descenso en la producción de estrógenos repercute negativamente en la lubricación durante el acto sexual, en la capacidad de excitación y en la elasticidad de los tejidos.

De esta forma, los contactos sexuales empiezan a ser más un suplicio que un placer, lo que acaba en una falta de interés y en un rechazo frontal al sexo de consecuencias nefastas, tanto para la mujer como para su pareja.

Para mantener la maquinaria en perfecto estado de revista es necesario usarla; bien en compañía, bien en solitario. «La autoestimulación mejora la vascularidad y la lubricación de la zona genital; de manera que las relaciones sexuales son mucho más placenteras», resume Cabello.

En este sentido, el especialista andaluz destaca que los juguetes sexuales y los vibradores se están convirtiendo en unos grandes aliados de las pacientes aquejadas de los síntomas típicos de la menopausia.

«Los propios terapeutas nos autocensurábamos a la hora de recomendar estos artilugios a señoras de cierta edad, pero la práctica clínica nos ha enseñado que las pacientes acogen este tipo de medidas de una manera mucho más natural de lo que cabría pensar; en primer lugar, porque a lo bueno se acostumbra uno rápido y luego porque si se trata de un consejo del especialista...», afirma Cabello que además, argumenta que, una vez que la mujer detecta que hay un problema de salud, y la sexualidad lo es, suele buscar ayuda en mayor medida que el varón, además de estar mucho más motivada para cumplir con el tratamiento que se le aconseje en la consulta.

Anécdotas aparte, todos los especialistas coinciden en señalar la necesidad de seguir investigando con el fin de ofrecer un abanico cada vez más amplio de posibilidades para que la mujer goce de una sexualidad «que puede ser incluso más placentera que la anterior al climaterio», apostilla el director del AISM.

Asimismo, abogan por la personalización de las terapias. «Intrinsa no constituye una solución absoluta, pero tampoco se pretende; en medicina nada lo es, lo que importa es afrontar los problemas desde cuantos más frentes mejor», concluye Santiago Palacios.

Sexualidad y menopausia

Regularidad. La frecuencia de las relaciones íntimas es vital para mantener una vida sexual saludable. La autoestimulación es una alternativa que se ha de barajar en este periodo en el que desciende el nivel de hormonas.

Ser deseable. El climaterio no es el fin de la vida. Hay que cuidarse, vestirse, maquillarse… para sentirse atractiva. Debe hacer partícipe a su pareja de sus inquietudes en este aspecto.

Tiempo. Busque tiempo para encuentros íntimos (cenas románticas, veladas en casa o fuera, escapadas de fin de semana…) en los que desconectar de la vida cotidiana.

Sin prisas. Las caricias, los besos, las palabras, ver una película o leer un relato erótico… también forman parte de una sesión sexual satisfactoria. No apresure la penetración.

Innovación. Los vibradores y juguetes sexuales contribuyen a mejorar este aspecto en general, especialmente en la menopausia.

LINK DEL ARTÍCULO





FALTA DE DESEO SEXUAL

7 11 2008
FALTA DE DESEO SEXUAL

FALTA DE DESEO SEXUAL

Publicado por La Opinión De Málaga:

Alrededor de dos millones de hombres sexualmente activos de España sufre disfunción eréctil, lo que significa el 18 por ciento de este colectivo. Problemas de pareja, conflictos psicológicos, causas orgánicas como la diabetes o la hipertensión e incluso el tabaco están detrás de este índice de impotencia. Precisamente, los fumadores tienen el doble de probabilidades de padecer disfunción por los efectos perversos de la nicotina. El origen y tratamiento de los trastornos sexuales es un tema de análisis por parte de expertos de la Academia Internacional de Sexología Médica, que por primera vez se reúne en España, concretamente en Málaga.
Los datos sobre la incidencia de los problemas de impotencia en la sociedad los ha aportado el Instituto Andaluz de Psicología y Sexología, que ha desarrollado varios estudios. Su presidente y organizador del encuentro, Francisco Cabello, asegura que las jornadas servirán para divulgar los numerosos conocimientos sobre sexología que normalmente sólo fluyen en los circuitos científicos. Ayer, miembros de la academia se reunieron en el Colegio de Médicos para marcar los protocolos de actuación y los temas de actualidad en esta materia.

Tabaco e impotencia. La falta de deseo sexual en la mujer es uno de ellos. Cabello explica que los estudios apuntan a que este problema afecta ya al 48 por ciento de la población femenina y tiene su principal causa en los problemas y el desgaste de pareja. “Es una cuestión estrictamente sociológica. Ahora se elige a la pareja por amor, no como antes que las relaciones podían ser por imposición. Pero las emociones son efímeras y el deseo no se puede mantener a toda costa”, expone el experto. Otros factores que influyen en la pérdida del apetito sexual son las disfunciones sexuales previas, los problemas emociones, como situaciones de estrés y ansiedad, y con menor frecuencia los trastornos hormonales.
El tabaquismo tiene un efecto perjudicial en las relaciones íntimas, tanto en el placer, como en la comunicación con la pareja y el aspecto meramente reproductivo. “En la sexualidad, para que la persona lubrique ha de liberar el óxido nítrico endotelial (capa de células que cubre el interior de los vasos sanguíneos, como una epidermis que facilita el desplazamiento de la sangre), pero el tabaco lo inhibe”, razona Cabello.
En lo relativo a la impotencia, el cigarro agrava el riesgo de disfunción eréctil en el hombre, y en la mujer, los problemas de lubricación. Este aspecto está relacionado con la excitabilidad. Este especialista va más allá en los efectos del tabaco en el sexo, hasta el punto de desmontar costumbres mitificadas. “Se habla del placer del cigarro después de una relación, pero no tiene sentido recurrir al tabaco como satisfacción, porque, en teoría, ya se colma en el acto sexual en el que se liberan las endorfinas, sin necesidad de la nicotina”, sostiene.
También las fumadores tienen más riesgo de padecer problemas en la excitación porque el humo del tabaco merma el olfato, cuya sensibilidad es dos mil veces superior al del hombre.
En el ámbito reproductivo, los estudios clínicos han demostrado que la nicotina reduce la movilidad de los espermatozoides y en la mujer existe más riesgo de aborto. De hecho, el 28 por ciento se produce en mujeres fumadoras. También acelera la aparición de enfermedades en el feto y en muchos casos los bebés nacen con un tamaño menor de lo habitual. “Todos los efectos nocivos del tabaco en la capacidad pulmonar se conocen. Pero no se informa tanto de estos en el aspecto sexual, en el que se ha constatado científicamente”, dice Cabello, organizador del encuentro que se celebrará hasta mañana en el centro cívico.
Por otro lado, las recientes investigaciones apuntan a un incremento de trastornos de impotencia entre la población femenina, como la anorgasmia (ausencia de excitación) y el vaginismo, este último es común en el cuatro por ciento de las mujeres. Francisco Cabello atribuye la mayor prevalencia a creencias, como lograr la satisfacción sexual en la pareja para no sentir vergüenza, es decir, “la idea de quedar bien en la cama”. Además, influyen cuestiones psicológicas, es el caso de asociar la penetración con el dolor. En último lugar, figuran los trastornos hormonales que condicionan las relaciones íntimas. Según este especialista, los más habituales son la disminución de los andrógenos en las mujeres, que reduce el deseo sexual y puede derivar a la pérdida de la regla, y el aumento de la prolactina, que conlleva a anular el apetito sexual.
Los expertos consideran que los tratamientos de los trastornos deben ser individualizados, ya que en cada caso existe un origen determinado, psicológico u orgánico. Normalmente la disfunción sexual en el hombre se trata con fármacos, mientras que en la mujer se pueden combinar la terapia hormonal con la emocional.

LINK DEL ARTÍCULO





DISFUNCIONES FEMENINAS. ESTRÉS DESPUÉS DE LOS 45

3 11 2008
Publicado por lanacion.com.py:
Cuatro de cada diez mujeres estadounidenses califica el sexo como algo doloroso, poco interesante o insatisfactorio. Sin embargo, sólo el 12% de ellas asegura sentirse afligida por estas percepciones negativas, reveló un estudio de la Universidad de Harvard, dado a conocer por Bloomberg.
No obstante, las mujeres entre 45 y 64 tienden a mostrarse más angustiadas por esta actitud negativa hacia el sexo. De hecho, una de cada ocho es infeliz a consecuencia de su falta de deseo y una entre quince está molesta por su dificultad de excitarse o por alcanzar un orgasmo.

Asimismo, esta investigación concluyó que 43% de las norteamericanas de entre 18 y 59 años manifiestan disfunciones sexuales. Pero como la mayoría confiesa no sentirse “preocupada”, los responsables del estudio estiman que la solución debería enfocarse menos en soluciones farmacéuticas y más en las terapias que toman en consideración la experiencia de vida de cada mujer en su conjunto.

“Si no es asociado con la angustia, entonces probablemente no afecta la calidad de vida de la mujer”, dijo Jan Shifren, autor del trabajo.

Aunque eso tranquilice, los índices de mujeres frustradas por este tipo de problemas – según el estudio- son altos. Por eso “se tiene que hacer más para identificar a estas personas y proveerles del cuidado necesario”, dijo Shifren.

Según los especialistas de Harvard, la depresión y la incontinencia urinaria también tienen su cuota de culpa en las disfunciones femeninas.

Relaciones dolorosas

El médico sexólogo Óscar Sapena indica que una gran porción de las mujeres experimenta dolor durante el sexo. Este fenómeno se conoce como dispareunia, que a menudo aparece asociada a problemas de vaginismo y se manifiesta a través de molestias, ardor, quemadura o contracción que puede localizarse en la parte interior o exterior del órgano sexual femenino, en la región pélvica o en el abdomen. Las causas pueden ser de origen orgánico como agentes infecciosos, enfermedades genito-urinarias, irritaciones por el material de los anticonceptivos de barrera (preservativos, diafragma, dispositivo intrauterino –DIU–, espermicidas) y, en la tercera edad por vaginitis senil. También puede presentarse por causas de origen psicológico como la interacción negativa conductual entre la pareja, la falta de excitación en el momento de la penetración, depresión o ansiedad.

LINK DEL ARTÍCULO





EL SEXO MATUTINO

29 10 2008

Publicado por adn.es:

Riiiing! Suena el despertador. La mayoría de las parejas, se levantan somnolientas, se meten en la ducha, desayunan algo rápido y se van corriendo a trabajar. La mayoría no saben que, si se levantaran un poco antes y echaran un buen polvo, aunque sea rápido, su salud mejoraría de forma considerable.

O, al menos, eso es lo que dice un estudio realizado en Londres por la Queen’s University de Belfast y publicado en la revista New Scientist: el buen sexo matutino, practicado un mínimo de tres veces por semana, mejora el funcionamiento de distintos órganos y aumenta notablemente la calidad de vida.

El estudio también revela que hacer el amor por las mañanas multiplica y fortalece anticuerpos que dotan de protección inmunológica al cuerpo humano y lo ayudan en su lucha contra los microorganismos que lo atacan, amén de mejorar la circulación y reducir la presión sanguínea y, por consiguiente, el riesgo de infarto.

Cópulas curativas

Entre otras cosas, el estudio subraya el hecho de que practicar sexo de buena mañana es un ejercicio que quema unas 3.000 calorías por hora y, de esta manera, disminuye el riesgo de padecer diabetes, amén de fortalecer huesos y músculos y aliviar dolencias como la artritis o la migraña.

Además de sanos, los que hagan el amor al comenzar el día estarán más guapos, ya que el orgasmo aumenta los niveles de estrógeno y hormonas directamente relacionados con el brillo y la tersura de la piel y la salud del cabello.

En cuanto a los beneficios que tiene para el género masculino en particular, el estudio londinense afirma que los hombres producen más testosterona si practican sexo matutino, cosa que fortifica los huesos y previene la osteoporosis.

Las mujeres que lo hacen “a pelo” se deprimen menos

En cuanto a al sexo femenino, un estudio de la State University de Nueva York realizado entre 300 estudiantes, reveló que aquellas que hacen el amor por la mañana (y sin preservativo) mejoran de forma importante su estado anímico y son menos propensas a caer en una depresión. Se demuestra así, una vez más, el poder ansiolítico del semen.

Otro estudio reciente, realizado por la Escuela de Medicina de Yale, también recomienda vivamente el sexo matutino, asegurando que protege a la mujer contra la endometriosis (aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero).

Así que, nada, contra la depresión, la enfermedad y el mal rollo, ni Prozac, ni vitaminas, ni gaitas: una buena sesión de sexo matutino tres veces a la semana y la vida volverá a sonreir.

LINK DEL ARTÍCULO





APRENDA A MINIMIZAR LOS DOLORES DE LA MENSTRUACIÓN

27 10 2008
APRENDA A MINIMIZAR LOS DOLORES DE LA MENSTRUACIÓN

APRENDA A MINIMIZAR LOS DOLORES DE LA MENSTRUACIÓN

Publicado por elcomercionewspaper.com:

Según estudio efectuado se determinó que el 56% de las mujeres sufren dolores leves o moderados durante la menstruación, y el 35% la vive como una autentica enfermedad, fiebre, fuertes dolores y calambres, que hacen de esos días un auténtico calvario.
A la fecha hay métodos a nuestro alcance para paliar éstos dolores, seguro que si acudes a tu ginecólogo, éste te recomendará el analgésico que mejor se adecue a tus circunstancias. Pero si crees que tus dolores no son tan intensos como para acudir al ginecólogo o simplemente quieres probar nuevos métodos, aquí te damos una serie de consejos totalmente naturales.
Tomar alimentos ricos en calcio, especialmente yogures y leche, con regularidad, e incrementar su ingesta en los días previos a la menstruación y mientras ésta dure, es la forma más natural para acabar, o cuanto menos disminuir el dolor provocado por los molestos calambres.
Nunca nos cansaremos de repetir que hacer ejercicio de forma regular, es buenísimo para nuestro organismo, pues además de favorecer nuestra circulación sanguínea, mejora y previene la tensión muscular del útero, lo que hará que los dolores que acompañan a la regla sean menos intensos. Además, debes saber que al hacer ejercicio nuestro organismo produce unas hormonas llamadas endorfinas, cuya función es actuar como analgésico, lo cual también contribuirá a disminuir el dolor propio de esos días.
Si no dispones de tiempo para realizar ninguna actividad física a diario, por lo menos puedes realizar estos sencillos ejercicios en los días que dure la menstruación y los días previos. Apenas te ocuparán 10 minutos diarios y verás cómo notas el resultado, pues además de suavizar las molestias, facilitan la bajada del periodo.
Ponte a cuatro patas, levanta el trasero y no dobles ni codos ni rodillas. En esta posición: respira hondo mientras encoges el estómago y aguanta la respiración todo cuanto puedas. Repite 10 veces.
Tumbada en el suelo boca abajo, apoya las palmas de las manos en el suelo y levanta cabeza y torso cuanto puedas, coge aire y baja todo lo lentamente que puedas, suelta el aire. Repite 10 veces.
Túmbate boca arriba, y apoya ambas piernas, levantadas y juntas, en la pared. Relájate en esta posición unos tres minutos.
Otro método muy eficaz para aliviar los dolores menstruales es aprender a relajar nuestro abdomen, ya sea mediante técnicas de relajación, realizando los ejercicios citados anteriormente o manteniendo relaciones sexuales. Debes saber que los especialistas afirman que aquellas mujeres que tienen una vida sexual satisfactoria gozan de una regla mucho menos dolorosa. Además se ha comprobado que las contracciones que experimenta el útero durante el orgasmo seguida de la relajación de éste tras el orgasmo, ayudan mucho a paliar los dolores. De todas maneras si no te seduce mucho la idea de mantener relaciones sexuales en estos días, siempre puedes optar por la masturbación.