TODO SOBRE LA EYACULACIÓN FEMENINA

21 11 2008
TODO SOBRE LA EYACULACIÓN FEMENINA

TODO SOBRE LA EYACULACIÓN FEMENINA

Publicado por adn:

Estás copulando con tu último ligue y, en pleno colofón, notas cómo un violento chorro de lava caliente te expulsa fuera de su vagina. Atónito, miras a la chica y ves un auténtigo géiser emergiendo de su entrepierna y duchándote de la cabeza a los pies. Muchacho, acabas de hacer un gran descubrimiento: las mujeres también eyaculan. 

La definición de la eyaculación vaginal es controvertida, incómoda y dispersa, los estudios científicos serios son escasos y los especialistas aún no se ponen de acuerdo sobre su existencia. Hay sexólogos, como Francisco Cabello Santamaría, que no dudan de la existencia de la eyaculación femenina: “La mayoría de las mujeres eyaculan, aunque existen variaciones en la cantidad de líquido emitido y/o posiblemente en la dirección de la emisión”. Otros, como Roberto Rosenzvaig, prefieren no pronunciarse hasta que existan más datos y estudios concluyentes sobre tan resbaladiza materia.

En definitiva, la (vulgarmente llamada) “corrida de tía” o “squirt” (en la lengua de los Beatles) es un fenómeno lo suficientemente misterioso como para intentar arrojar algo de luz sobre él. Así que, vamos allá, no sin antes enfundarnos un buen impermeable con capucha.

 -Como todo lo relacionado con la entrepierna femenina, la eyaculación ha sido tema tabú hasta hace dos días. Aún así, los tataramédicos Hipócrates y Galeno hablaron, ya hace muchos siglos, del “semen femenino”. Craso error: por mucho que eyacule una mujer, lo que suelta no es semen (salvo que sea ajeno) ni ninguna otra sustancia fecundable, sino un líquido claro o lechoso, mezclado a veces con bajas cantidades de orina. Según distintos estudios, el líquido está compuesto por sustancias tan variopintas como glucosa, fosfatasa ácida postásica, antígeno prostático específico, urea y creatina.

-En 1672, el gran Reignier de Graaf (uno de los creadores de la fisiología experimental) señaló la existencia de nuevos e insospechados elementos en las entrañas de la mujer. Los bautizó como glándulas de Skene (aunque hay quien prefiere el término “glándula parauretral”) y recalcó que segregan un líquido que sólo las hembras más ardientes son capaces de eyacular a chorros. Siglos después, en 1975 concretamente, los científicos L. Testut y A. Latarjet subrayaron en su clásica enciclopedia Anatomía humana la existencia de una “próstata femenina”, dotada de abundantes glándulas uretrales y parauretrales.

-Entre los estudios más recientes y respetados sobre el tema, destaca uno realizado en la Florida State University, en el se afirma que el 82% de las mujeres declararon haber experimentado una liberación de fluido vaginal en el momento del orgasmo.

 -¿Cómo se produce una eyaculación femenina? Por lo que sabemos, las glándulas de Skene, que están en el techo de la vagina, muy cerquita del punto G, se llenan de líquido cuando la mujer está excitada. Al llegar al orgasmo, los músculos de la pelvis femenina se contraen y ejercen presión sobre diferentes zonas del interior del cuerpo, entre las que se cuentan las glándulas de Skene que, al ser apretadas, provocan una eyaculación más o menos vistosa.

-La eyaculación femenina suele ser escasa por diversas causas:

a) Porque la mujer no disfruta lo suficiente en la cama o está reprimida o tiene miedo o vergüenza a expulsar demasiada humedad y, entonces, no acumula suficiente líquido en la glándula parauretral.

b) Porque la chica tiene las glándulas pequeñitas: Emanuele Janini, de la Universidad L’Aquila (Italia) descubrió en 2002 que la cantidad de líquido emitido depende, entre otras cosas, del tamaño de las glándulas de Skene.

c) Porque, fisiológicamente, la mujer es “poco húmeda“… lo cual no significa que no sea ardiente.

d) Porque se produce una “eyaculación retrógrada” y el líquido se va hacia la vejiga en lugar de salir por la vagina. Por eso, muchas mujeres tienen ganas de orinar después de la cópula.

-La eyaculación femenina suele ser abundante en mujeres de glándula parauretral grande y también en chicas liberadas que disfrutan del sexo sin represiones y pueden “correrse” bien sin cortarse ni reprimirse. Si la mente está liberada, las glándulas de Skene se relajan y expulsan todo lo que han ido acumulando. Por supuesto, si la mujer cuenta con un amante diestro capaz de manipular bien su clítoris, las posibilidades de eyacular a lo bestia son mayores.

-Aunque tenga un poco de los dos, no debemos confundir la eyaculación con el pis ni con el flujo que lubrica las paredes de la vagina cuando su dueña se excita. Asimismo, para no confundir las ganas de eyacular con las ganas de orinar, es recomendable vaciar bien la vejiga antes de mantener relaciones sexuales.

-No existe una eyaculación vaginal “normal”, porque ni en el sexo ni en la vida existe nada “normal”. Cada persona es un mundo; cada mujer, una galaxia. Algunas apenas sueltan una gota y otras parecen un aspersor a plena potencia, pero lo que ha demostrado la ciencia es que absolutamente todas eyaculan. Así lo explica Beverly Whipple, profesora de la Rutgers University (Nueva Jersey) y presidenta de la American Association of Sex Educators, Counselors and Therapists: “La mayoría de las mujeres están acostadas durante el sexo y la cantidad de líquido es tan pequeña que a veces no sale. Pero la investigación ha demostrado que todas las mujeres eyaculan una sustancia a través de la uretra que no es orina”.

-Cuanto más dura un orgasmo, más potente es la eyaculación, que puede variar desde unas cuantas gotitas hasta varios cientos de mililitros. En el caso de que haya multiorgasmo o muchos clímax seguidos, se producen más contracciones y hay más puntos para contemplar una eyaculación espectacular.

-Hay muchas “squirters” (o mujeres eyaculadoras) que sienten miedos y complejos por tener una catarata entre las piernas cada vez que llegan al orgasmo. La mayoría lo consultan con su ginecólogo, que unas veces las tranquiliza (diciéndoles que lo suyo es raro pero normal) y otras veces confunde su exceso de humedad con una incontinencia urinaria, recetando una medicación del todo innecesaria. En estos casos y en todos los demás, conviene visitar a distintos especialistas, ya sean urólogos, sexólogos o ginecólogos y, en ningún caso, asustarse, sino relajarse, disfrutar y aceptar los fenómenos del propio cuerpo como algo natural.

-Por supuesto, existe un subgénero pornográfico consagrado a las eyaculaciones femeninas. Se llama “squirting” y tiene múltiples variantes: desde el squirting con anal (la chica eyacula mientras es penetrada contra natura) hasta el squirting fight (peleas de chorros entre dos o más chicas). Las posibilidades son infinitas, ya que la capacidad orgásmica del sexo femenino es prácticamente inagotable.

-La reina del “squirting” es la porno star Cytherea (Salt Lake City, 1981), una increíble criatura capaz de expulsar un auténtico géiser cada vez que se corre, que recibió el premioAVN a la mejor actriz revelación en el año 2005 y es conocida en el mundillo como “goddess of gush” (la diosa del chorro). La web de Cytherea se llama See Her Squirt, y en ella hay videos de casi 2000 chicas corriéndose y eyaculando como locas. La publicidad dice: “SeeHerSquirt.com te ofrece algo que tus jodidos ojos no podrán creer. Auténticas eyaculaciones vaginales en masa (esto no es pis) grabadas y colgadas para tu uso y disfrute. Hay quien cree que esto es un hecho científico y esperamos que esta web te de pruebas documentales y educativas suficientes como para que decidas por ti mismo si la eyaculación femenina es un mito o una realidad. Las chicas que pueden correrse eyaculando son pocas, pero una vez que las veas irás a contárselo a todos tus amigos”.

-Otra actriz especializada en el chorreante subgénero squirting es la negrísima Jada Fire, protagonista de Squirtwoman, Black Squirt, Squirt in my gape y otras películas en las que demuestra que sus potentes eyaculaciones vaginales no tienen nada que envidiar a las de la reina Cytherea.

-Siempre habrá incrédulos que piensen que todo esto tiene truco y que las actrices porno que protagonizan escenas de squirting son previamente rellenadas con agua mediante lavativas y que, al tener bien entrenandos los músculos vaginales, expulsan el líquido cuando a voluntad. Tal vez sí y tal vez no… Hasta que los científicos no se aclaren, seguirá siendo otro de los profundos y fascinantes misterios del inhóspito espacio interior femenino.

LINK DEL ARTÍCULO


Acciones

Información

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: